Skip to Content

Devolución a Mexico de un cargamento de piezas prehispánicas desde Alemania

(La Razón) La adjudicación a México de las piezas fue un proceso muy largo que empezó en 2004, dijo el embajador Francisco González. Se inició en colaboración con las autoridades de gobierno del estado de Hessen

Escrito por Tomado de Diario La Razón

Berlín.- La devolución de un cargamento de piezas prehispánicas que fueron confiscadas hace varios años en Frankfurt significa la recuperación de una parte del invaluable patrimonio histórico de México, declaró hoy en Berlín el Embajador mexicano en Alemania, Francisco González.

En exclusiva para Notimex, el diplomático destacó que la recuperación de esas piezas que en algún momento fueron sustraídas de México es “una maravilla, es la coronación de esfuerzos del gobierno mexicano y del estado alemán de Hessen, de la Secretaría de Relaciones Exteriores de la Procuraduría General y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)”.

La adjudicación a México de las piezas fue un proceso muy largo que empezó en 2004, dijo el embajador. Se inició en colaboración con las autoridades de gobierno del estado de Hessen.

Las piezas fueron decomisadas en el Aeropuerto de Frankfurt en ese entonces y se notificó lo anterior a la Embajada mexicana en Berlín. “Siete años después se nos hará el viernes entrega de ellas”, manifestó.

El valor de las piezas se calculó de acuerdo con el peritaje que se llevó a cabo de cada una de ellas y el seguro las valuó para protegerlas durante el desplazamiento a México. Por su antigüedad, dijo el embajador, tienen un valor incalculable que no es posible cifrar solamente en dinero.

Precisó que “la autenticidad de las piezas fue comprobada por los peritos del INAH”. Son 49 piezas, entre ellas una máscara y 42 orejeras de granito gris y verde, entre otras.

El diplomático mexicano informó a esta agencia que el viernes se hará la entrega de las piezas al gobierno de México, que estará representado por él, en su calidad de embajador de México en Alemania, autoridades del INAH que estarán presentes y de la Procuraduría General de la República.

La ceremonia se efectuará por la tarde en Wiesbaden, ya que esa ciudad es la capital del estado germanoccidental de Hessen.

“El gobierno de Wiesbaden tuvo una actitud de cooperación y una apertura total con el gobierno mexicano. Se comportaron como autoridades modernas que en todo momento facilitaron la revisión de las piezas, su aseguramiento, el tenerlas durante este tiempo en condiciones adecuadas. En suma: cooperación total”.

González puso énfasis en que el gobierno de Hessen cuenta incluso con una legislación que facilita ese tipo de gestiones.

Hay legislaciones de la UNESCO desde 1970, la ley alemana también cuenta con una ley desde hace tres años sobre esos casos y el gobierno de Hessen tiene una legislación propia que facilita este tipo de gestiones, las agiliza y posibilita un contacto estrecho con las autoridades diplomáticas.

Recordó que el cargamento de piezas en Frankfurt está relacionado hasta cierto punto con otro caso pendiente que tiene México con un gran cargamento que se mantiene desde hace varios años confiscado en Munich.

“Son dos casos distintos: las piezas de Munich fueron decomisadas años antes que las de Frankfurt y venían de España”, pero afirmó que “ambos casos están conectados con el señor Leonardo Augustus Patterson”.

En el caso de las piezas de Frankfurt, ningún otro país reclamó esos objetos prehispánicos. En el de Munich, España también las reclama. “Es el primer cargamento decomisado a Patterson que es devuelto a México”, dijo a Notimex.

La gestión de México a partir del julio 2004 para recuperar las piezas se inició con la petición del gobierno mexicano a las autoridades alemanas de que las piezas se incautaran.

El embajador apuntó que un mes después acudieron autoridades del INAH junto con los peritos arqueólogos para determinar su autenticidad.

En septiembre del 2004 se inició la gestión de recuperación por parte del gobierno mexicano. También participó en la gestión desde un principio la Procuraduría General de la República Mexicana.

“Contra quien resulte responsable en el marco de las averiguaciones judiciales del caso, se tiene levantado un proceso legal”, dijo al referirse al protagonismo de Patterson en los casos de Frankfurt y Munich.

México recuperó recientemente piezas prehispánicas en Italia y ahora sucede lo mismo en Hessen. El diplomático mexicano expresó que quisiera ver en ello una tendencia que se está perfilando en Europa pero que es muy pronto para afirmarlo.

Las piezas recuperadas serán enviadas a México bajo custodia del INAH, institución que definirá su restauración o exhibición, de acuerdo con sus criterios.

El coleccionista de arte Leonardo Augustus Patterson, que nació en Costa Rica y tiene domicilio en München, es conocido en el ámbito internacional del comercio de piezas arqueológicas.

El nombre Patterson se asocia con la amplia Colección Patterson de arte precolombino que se expuso en 1997 en Santiago de Compostela, en España, y que en la actualidad se encuentra confiscada en München, en un lugar secreto.

Se trata de alrededor de mil piezas arqueológicas de las culturas inca, maya y azteca, entre otras, procedentes de varios países de Latinoamérica, entre ellos, Perú, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, Honduras y México.

La policía alemana tiene bajo resguardo dichas piezas de la colección de Leonardo Augustus Patterson, de 68 años, debido a irregularidades respecto a la procedencia de ésas.

El coleccionista costarricense, quien tiene la nacionalidad alemana, descubrió su interés por los tesoros precolombinos desde su niñez, ya que según sus declaraciones a la prensa alemana, en su infancia encontraba tesoros antiguos cuando jugaba en la tierra, y durante su juventud recorrió las selvas de Costa Rica, Nicaragua, Belice y Guatemala.

Leonardo Augustus Patterson, quien reside en París, Ginebra y Costa Rica, nació en Cahuita, un poblado en la costa atlántica costarricense, donde su familia cultivaba plátano y cacao.

El coleccionista y comerciante de arte moderno y precolombino se relaciona con la alta sociedad en Europa, al tiempo que trabajó como joyero en Miami, y durante un breve periodo desempeñó un cargo diplomático en las Naciones Unidas en 1995.

Leonardo Augustus Patterson perdió ese cargo tras informaciones publicadas entonces por el diario estadounidense New York Times, según las cuales el coleccionista ofreció piezas de dudosa procedencia a la casa de subastas de arte Sotheby´s.

Si bien el nombre del coleccionista costarricense se asocia al tráfico ilegal de piezas arqueológicas, éste nunca ha sido sometido a juicio por parte de las autoridades, con excepción de la demanda en su contra que se presentó ante los tribunales de Texas en 1986 por contrabando de huevos de tortuga.

Leonardo Augustus Patterson señaló en declaraciones a la prensa alemana que no es un “ladrón de tumbas”, y manifestó ser más bien un hombre espiritual y lector de la Biblia, lo que subrayó al mostrar una foto suya durante una audiencia con el papa Juan Pablo II.

Según la póliza de seguro que cubre la Colección Patterson ésta tiene un valor de alrededor de 60 millones de euros, al tiempo que el coleccionista ha señalado que numerosas piezas pertenecen a otros propietarios y que él se encarga de administrarlas.

De acuerdo con la prensa alemana, existen contratos de venta según los cuales el coleccionista bávaro, Anton R., entregó piezas a Leonardo Augustus Patterson para su exhibición en Santiago de Compostela.

Las autoridades alemanas han recibido mientras tanto varias demandas de parte del gobierno de Costa Rica para exigir la entrega de alrededor de 400 piezas de esa colección que le pertenecen a ese país centroamericano.

Expertos alemanes en arte antiguo consideran que es probable que una gran parte de esa colección se trate de falsificaciones, y agregaron que en otras ocasiones se pudo comprobar que ese tipo de mercancía es rara vez auténtica.

Leonardo Augustus Patterson ha manifestado por su parte la persecución de la que ha sido objeto por parte del holandés Michel van Rijn, quien es informante de la policía británica, y que en el pasado se dedicó al tráfico de arte.

Michel van Rijn informó en 2006 a la policía sobre la existencia de una valiosa máscara de la cultura Moche de Perú en las oficinas del abogado de Patterson en Londres, la que más tarde se incautó para devolverse al gobierno peruano

 

Sin respuestas para “Devolución a Mexico de un cargamento de piezas prehispánicas desde Alemania” Deje un comentario ›

Deje una Respuesta

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Business Listing